Uso fraudulento de las tarjetas de crédito

Uso fraudulento de las tarjetas de crédito

Publicidad

Víctima de un uso fraudulento de su tarjeta de crédito

Todos podemos ser víctimas de que nos usen nuestras tarjetas de crédito de una forma fraudulenta, siendo este el principal inconveniente que tiene el uso tarjetas de crédito. Con frecuencia escuchamos noticias de clonaciones de tarjetas de crédito, pensando que esto no nos va a pasar a nosotros, pero lo cierto es que en cualquier momento podemos encontrarnos en nuestro extracto con cargos de compras que no hemos realizado. El problema en el caso de fraudes por duplicación de tarjeta es que no somos conscientes de que nos han robado o clonado la tarjeta de crédito, hasta que recibimos los cargos por compras o extracciones de cajeros, ya que conservamos nuestra tarjeta. Por ello los importes defraudados suelen ser más elevados.
No solo se produce un fraude a consecuencia del robo o pérdida de nuestras tarjetas, también nos encontramos con métodos de fraude mucho más sofisticados, usando tecnologías para el copiado y duplicación de tarjetas de crédito y para la obtención del PIN y creando dispositivos lectores de tarjetas, que pueden ser de cualquier forma y tamaño, en algunos casos imitando a los cajeros originales y superpuestos sobre los mismos.
Otro caso de fraude de tarjetas de crédito son los llamados casos de phishing, que son envíos de correos electrónicos o llamadas telefónicas suplantando a la entidad emisora de las tarjetas, en las que nos solicitan los datos de nuestras tarjetas con cualquier excusa, como comprobar un posible uso fraudulento o simplemente para el envío de una nueva tarjeta.
En todos estos fraudes una vez obtenidos los datos, se venden a través de la red al mejor postor.
Te puede interesar:
El problema en el caso de fraudes por duplicación de tarjeta es que nos somos conscientes hasta que recibimos los cargos por compras o extracciones de cajeros, ya que conservamos nuestra tarjeta. Por ello los importes defraudados suelen ser más elevados.

Uso fraudulento tarjetas de crédito¿La ley nos protege de estos fraudes?

Una de las formas que tiene la Ley de Servicios de Pago, para protegernos de estos fraudes es que se limita a 150 euros la responsabilidad del titular por la utilización fraudulenta de la tarjeta de crédito realizada antes de que comuniquemos a la entidad que nos han robado la tarjeta, la hemos perdido o hemos detectado operaciones fraudulentas y esto significa que la entidad emisora de la tarjeta deberá devolvernos de inmediato las cantidades defraudadas que superen lo 150 euros y solo podrán negarse a la aplicación del límite si pueden probar que el titular ha actuado de manera fraudulenta o con negligencia grave.
Pero está claro que la Ley impone una serie de obligaciones a las entidades, para nuestra protección como:
  • Las entidades deben asegurarse de que los elementos de seguridad de las tarjetas solo son accesibles al titular obligando a las entidades a soportar los riesgos por el envío de las tarjetas y de sus elementos de seguridad.
  • Deben abstenerse de enviar tarjetas que no hayan sido solicitadas por el cliente
  • Deben garantizar que en todo momento estén disponibles medios adecuados y gratuitos para comunicar la pérdida el robo o la utilización fraudulenta de la tarjeta y el bloqueo de la tarjeta y que además permitan demostrar que dicha comunicación se ha efectuado.
Publicidad

*

Top